En muchas ocasiones hemos mencionado que Internet es una fuente realmente poderosa, en ella trasmites fotos, mensajes y vídeos instantáneamente, como también los hoy en día conocidos como retos virales, no podemos negar que algunos son bastante divertidos como “El piso es lava” y otros promueven nobles causas como el “Ice Bucket Challenge”,  pero existente otros realmente peligrosos como el de la “Ballena azul” y hoy nos encontramos con una broma pesada que con solo leer el nombre podemos deducir lo que significa el “Hot Water Challenge” que en español seria el “Desafío del agua caliente”. 

El Hot Water Challenge es de esos desafíos tan peligrosos que generan controversia porque deja de ser una broma y pasar a ser mortal, este reto consiste en arrojar agua caliente sobre alguien desprevenido o sobre uno mismo, también puedes retar a otra persona a tomar un vaso de agua hirviendo, de acuerdo con un artículo de la revista Time, el reto está inspirado en algunos vídeos de YouTube en los que se muestra a jóvenes haciendo bromas con agua caliente. La mayoría de las victimas han sido menores de edad.

Victimas del reto Hot Water Challenge

Anteriormente mencionamos que Internet es un espacio donde los retos o temas virales no tienen limites, si la ballena azul provoco muertes en el mundo, el Hot Water Challenge que pone a prueba a los personajes más suicidas e irresponsables a parte de inconscientes a arrojase agua hirviendo no se ha quedado atrás, el solo ver vídeos donde las personas se sacuden del dolor en el suelo y se publican los retos en las redes sociales incitando a otros para que lo hagan es el resultado de ver un fuerte dolor, quemaduras e incluso victimas a los que la muerte los alcanzó.

NÚMERO 1

Tristemente la primera victima de este reto tan peligroso fue Ki’ari Pope una niña de 8 años de edad quien bebió agua hirviendo provocandole graves quemaduras en la tráquea, falleció después de varios meses de hospitalización en Florida.

1

NÚMERO 2 

El Hot Water Challenge cobro otra victima que agradecidamente no falleció aunque si sufrió quemaduras de tercer grado en el 90% de su rostro, se trata de Jamoneisha Merritt una niña de 11 años que el pasado 3 de agosto en Nueva York durante un “Pijamada” con sus amigas le arrojaron agua hirviendo mientras ella estaba desprevenida, a parte de su rosto sufrió algunas quemaduras en otras partes de su cuerpo como pecho, espalda, cuello y hombros.

2

NÚMERO 3

Cabe destacar nuevamente que la gran mayoría de victimas de este reto han resultado ser menores de edad y para Wesley Smitheste un niño de 10 años quien junto con su hermanastro queriendo replicar el reto sufrió lesiones en su cara y cuerpo en Carolina del Norte, Wesley se recupera de las heridas y tendrá que someterse a varias cirugías.

3

NÚMERO 4

No sé a ciencia cierta que pasará por la cabeza de las personas que realizan este tipo de retos, si creen que demostrarán valentía cumpliendo el reto en el que otra persona los menciono o si les gusta sentir dolor o simplemente son personas inconscientes que no analizan las consecuencias que puede traer hacer este tipo de bromas, sin embargo en la posición número 4 se encuentra este hombre que sin siquiera pensarlo se arrojo él mismo una ollada de agua hirviendo sobre su cuerpo empezando por su cabeza. 

4

NÚMERO 5

Recordemos que este reto empezó a causar problemas en sus inicios en Estados Unidos dejando varias victimas que se causaban las quemaduras ellos mismos o que por el contrario un “Amigo (a)” le realizaba la broma, es el caso de este chico en el que al parecer su amiga le arrojo agua hirviendo sobre su espalda, sinceramente con esos amigos prefiero no tener. 

5

Finalmente, así como sucedió con el reto de la ballena azul, distintas campañas en las redes sociales buscan crear conciencia para evitar que más niños participen de este tipo de actividades es de esperar que las anteriores victimas no son las unicas. Debemos tener en cuenta que entrar en contacto con agua a 60 grados centígrados puede causar quemaduras de tercer grado en solo cinco segundos.

Escrito y publicado por: Wendy Aldana