El miércoles 3 de mayo del 2017 las alertas en las oficinas de Google se prendieron cuando distintos usuarios aseguraron recibir correos extraños a través de Gmail, el correo tenía como mensaje la siguiente frase “(Un contacto que conoces) ha compartido un documento en Google Docs” y estaba acompañado de un botón para ir al mismo, el correo era bastante confiable al parecer, por lo que el ataque se transmitió a varios computadores alrededor del mundo.

El enlace claramente no nos lleva a google docs, sino que ejecuta de manera inmediata un software que peude leer y eliminar los correos que tengamos en nuestra cuenta electrónica, así como administrar los contactos que tenemos agregados. Lastimosamente hasta el momento no se sabe en manos de quien quedó esta información, que se convirtió en uno de los ataques informáticos más grandes de los últimos tiempos.

DOCS

La empresa publicó una declaración de protección al usuario el miércoles, en la que afirma haber eliminado las páginas falsas y solucionado el problema mediante actualizaciones que permitirán navegación segura, comprobando las URL en un listado de las que no son seguras.

En el comunicado se afirma que “Hemos tomado medidas para proteger a los usuarios contra un correo electrónico que se hace pasar por Google Docs y se han inhabilitado las cuentas ofensivas, nuestro equipo de abuso está trabajando para evitar que este tipo de suplantación vuelva a suceder”.

El software malicioso, conocido como phishing, inundó computadores de medios de comunicación e incluso oficinas gubernamentales, convirtiendo a “Google Docs” en tendencia nacional de Estados Unidos. Recomendamos a nuestros lectores no abrir ningún documento o enlace que venga de parte de la cuenta mailinator.com, puesto que ha sido identificado como causante del virus. En caso de recibirlo puede ser reportado como amenaza haciendo click o presionando (en caso de móviles) la flecha que señala hacia abajo ubicada junto al botón de respuesta y seleccionando la opción “reportar phishing”, luego de esto elimina el mensaje.

Autor: Juan David Trujillo