La Ballena azul ha causado escarmiento en la sociedad, preocupación en los padres y sensacionalismo en los medios, pero ¿de qué se trata todo este asunto? El juego se trata de cumplir con 50 retos, uno cada día y se propaga mediante redes sociales. Su nombre se debe al primer reto, que consiste en pintar a este animal en una hoja de papel.

Al parecer el origen del juego se encuentra en Rusia, los casos de Yulia Konstantinova y Veronika Volkova de 15 y 16 años atestiguan el proceso y señalan como culpables de expandir el juego a los administradores de grupos de redes sociales, en el caso ruso en VKontake, que es el equivalente a Facebook usado en ese país.

Las investigaciones han encontrado patrones similares en distintos casos, por lo que han llegado a conocer algunos de los retos planteados, entre ellos se destacan las publicaciones en redes que se comparten con el Hashtag #I_Am_Whale, los dibujos de ballenas en los brazos realizados con cuchillas, cortarse los labios, ver vídeos enviados por los administradores que contienen historias de terror y escuchar música recomendada por los veedores del reto, cada vez que se cumple un reto, el participante debe confirmar su realización mediante una fotografía, luego de esto recibe el próximo reto, hasta cumplir los 49, según medios rusos, el último consiste en saltar al vacío desde un edificio.

Ballena-azul-1920-1024x576

El modelo parece funcionar en menores especialmente porque cuando ellos quieren abandonarlo son intimidados asegurándoseles que tienen la información de sus padres o de su lugar de residencia y tomarán represalias por renunciar al reto. Otro caso se presentó en Brasil, según reporta el periódico O Globo, una menor fue encontrada por su madre con varios cortes en la piel y heridas autogeneradas, la menor aseguró estar en la fase 48 del juego y atestiguó que la última prueba era en efecto el suicidio.

El lenguaje que se emplea en el juego de la ballena azul para atraer a los jóvenes es bastante sencillo, por esto mismo no es una tarea fácil para la seguridad informática detener este fenómeno, que se propaga rápidamente y al parecer ha llegado al país puesto que la policía investiga un caso reportado en Norte de Santander. Las víctimas predilectas son claramente menores de edad, que al encontrarse en ocasiones fuera de supervisión adulta recurren a estos grupos para sentirse parte de un colectivo y evadir la soledad, por lo que se recomienda a los padres ejercer una supervisión medida de los grupos que su hijo visita en las redes sociales, así como los chats en aplicaciones.

La recomendación principal para los padres que quieran detectar sí sus hijos están jugando la ballena azul es mantener un canal de comunicación abierto con los menores, para así poder prever cualquier situación que pueda presentarse, se recomienda igualmente determinar algún patrón extraño en el comportamiento del menor y mencionarle los riesgos que se pueden encontrar en Internet.

Para los menores se aconseja hacer caso omiso a este reto por su característica seductora y no caer ante las provocaciones de otros usuarios o incluso amigos y compañeros, así mismo al tener contacto con este “juego” hablar con los padres o las autoridades para detener su propagación.

Sin embargo si quieres profundizar un poco más sobre estos casos te recomiendo echar un vistazo al reporte que hizo caracol televisión en un video de 7 minutos, pincha AQUÍ.

Autor: Juan David Trujillo